AUMENTA EL NÚMERO DE PERSONAS CON OBESIDAD MÓRBIDA EN LA PROVINCIA

Cultura 17/05/2016
El sobrepeso es un problema que afecta a la mitad de los santafesinos, según una encuesta del Ministerio de Salud de la Nación. Por tal motivo nos acercamos al consultorio de la Licenciada en Nutrición Maria Lis Ponzio para interiorizarnos sobre el tema.

Escucha el audio

Nota Maria Lis Ponzio

Licenciada en Nutrición

En la ciudad de la calle recreativa, las bicisendas, las huertas orgánicas y los restaurantes de comida sana; el sobrepeso y la obesidad siguen desafiando a la salud pública. Mensualmente unos cien afiliados al Iapos completan los trámites para ingresar al Programa Unico Integral de la Obesidad, un plan que asiste a las personas mayores de edad con obesidad mórbida. En la obra social de los empleados públicos provinciales, la propuesta fue concebida hace cinco años con el horizonte de dar respuesta a la demanda estimada de unas 1.700 personas; sin embargo actualmente hay bajo tratamiento 2.500 afiliados. El dato no sorprende: Santa Fe es una de las provincias del país con mayores índices de prevalencia de obesidad en su población adulta. Según la última encuesta del Ministerio de Salud de la Nación, la mitad de los santafesinos tiene sobrepeso.

Todo un contraste, en tiempos cada vez más magros. "Si bien en los últimos años están de moda los hábitos saludables, como una alimentación sana y la práctica de ejercicio físico, la obesidad continúa apareciendo como un problema importante de salud pública", advierte la subdirectora del Iapos, Beatriz Alegrechi.

El exceso de peso no discrimina clases sociales ni tampoco profesiones. En su edición de ayer, La Capital dio cuenta de una iniciativa del Ministerio de Seguridad provincial para revertir el sobrepeso entre los recursos humanos de la policía, incorporando campañas sobre los beneficios de una buena alimentación y generando espacios para realizar ejercicios.

Una propuesta. La obra social de los empleados públicos municipales y provinciales inauguró en 2011 un programa de salud específicamente diseñado para atender las necesidades de sus afiliados con obesidad, considerándola como "una enfermedad crónica que impacta en la salud, calidad y expectativa de vida" de las personas. El plan está concebido para afiliados con un índice de masa corporal (IMC) igual o mayor a 40, lo que la Organización Mundial de la Salud considera obesidad mórbida.

El índice de masa corporal se obtiene dividiendo el peso de una persona por su altura al cuadrado. Entre los adultos, un IMC menor a 18,5 se considera un peso insuficiente; entre 18,5 y 24,9, peso normal; de 25 a 29,9 sobrepeso y con entre 30 y 40 de IMC se señala obesidad.

Por ejemplo, un adulto que mide 1,70 metro y pesa 116 kilos se considera que presenta un exceso de peso grave que, según advierten los especialistas, contribuye al desarrollo de prácticamente la mitad de las enfermedades crónicas.

Integral. La propuesta del Iapos se desarrolló "para dar una atención integral a los afiliados que se encuentran en estadios de obesidad que requieren un abordaje con estas características", advirtió Alegrechi.

Hace cinco años, se estimó que la propuesta estaba destinada a unos 1.700 afiliados. Sin embargo, según datos de la obra social, en el sur provincial hay 1.243 personas bajo tratamiento y en el norte otros 1.226 pacientes siguen los consejos de los médicos clínicos, nutricionistas y psicólogos prestadores del programa. "La demanda superó nuestras proyecciones", reconoce la subdirectora del Iapos. Y desliza otro dato: cada mes unas cien personas piden ser incluidas en el plan.

Alegrechi destacó que el programa cuenta con dos instancias: una clínica que involucra la atención médica, asesoría nutricional, realización de actividad física y apoyo por profesionales de salud mental; y una quirúrgica en la que se ofrecen los tratamientos necesarios para cada paciente, entre ellos los más conocidos como el bypass o la banda gástrica.

Sin embargo, no son muchos quienes optan por llegar a la cirugía. "Hay personas de 160 o 190 kilos, con patologías asociadas que ponen en riesgo su vida, a quienes se deriva inmediatamente a la rama quirúrgica. Sin embargo, sólo el 5 por ciento de las personas que ingresan al programa terminan operándose", apuntó la subdirectora del Iapos.

El modelo de tratamiento concibe a la obesidad como una enfermedad difícil de tratar, por su "característica de recaídas múltiples", permanecer dentro del programa exige el compromiso del paciente a bajar por semana el 0,5 % de su peso, algo así como un 2 % por mes.

Fuente: La Capital

Renacer Regional

35 años de buena radio

Te puede interesar