¿QUÉ ES LA ALIMENTACIÓN MINDFULNESS?

Incorporar la práctica de mindfulness a una de las actividades más básicas de nuestra existencia nos hace apreciar los alimentos, nuestra salud y la salud del planeta. Sobre ello dialogamos con la Lic. en Nutrición Maria Lis Ponzio.
WhatsApp Image 2018-06-27 at 9.04.12 AM

Escucha el audio

Nota Maria Lis Ponzio

Licenciada en Nutrición

ESCUCHA LA NOTA


Mindfulness es una práctica Budista que trata acerca de crear habilidades para estar Presente en el momento. Se ha traducido al  español como Atención Plena. Mindfulness de ha usado por siglos como una filosofía de vida y para tratar trastornos como estrés, ansiedad, controlar compulsiones, problemas psicológicos y para desatar las potencialidades del ser humano, desarrollando su autoconsciencia emocional y mejorando el bienestar integral cuerpo-mente-espíritu.

La práctica de Mindfulness se ha aplicado también a la alimentación porque, además de comer alimentos nutritivos, es importante ser consciente de la forma en la que comemos, a fin de disfrutar los alimentos y establecer una conexión armónica con la comida y evitar las consecuencias de los excesos (sobrepeso, obesidad, enfermedades).

Comer conscientemente implica dar pequeños bocados o sorbos y apreciar el despliegue de sabores, la consistencia del alimento, la humedad, la textura…  hasta convertir ésta práctica en una experiencia espiritual.

La gran mayoría de las personas hoy en día comen frenéticamente y son presas de la prisa y de la enfermedad llamada “falta de tiempo”. Lo que ocasiona literalmente “tragar la comida” sin ser verdaderamente conscientes de lo que se llevan a su boca.

Este mal hábito genera un descontrol alimenticio ya que es muy difícil que notes que ya estás satisfecho si no le das oportunidad a tu cuerpo de mandar al cerebro la información de que ya es suficiente comida. Además si comes a prisa vas a perderte de un momento muy íntimo y placentero cuando pones en tu boca los alimentos y puedes disfrutar su sabor, olor, textura, temperatura, etc.


Hoy en día, cuando el estrés es considerado como la nueva epidemia el siglo XXI y el ritmo en que vivimos es cada vez más rápido, nos encontramos desatendiendo una actividad humana tan primaria como es la alimentación. Nos tomamos muy poco tiempo para comer de manera tranquila y saludable.

Es por eso que alimentarse a conciencia es cada vez más importante. Necesitamos volver a aprender a parar y preguntarnos si nuestro cuerpo necesita ciertos alimentos, por qué comemos uno u otro alimento o si sólo lo hacemos cuando nos sentimos tristes y estresados. Al llevarla a su máxima expresión, la alimentación consciente transforma una simple comida en una experiencia espiritual. 

En los últimos años, en la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, se comenzó a difundir la práctica de la alimentación consciente. Entre las pautas que se recomiendan, está la conocida costumbre de bendecir la mesa y agradecer los alimentos antes de empezar a comer. 

Esta costumbre de dar las gracias antes de comer y/o bendecir los alimentos se está perdiendo, y cada vez es menos frecuente sentarnos juntos a la mesa. El ritmo de vida que llevamos actualmente determina que muchas veces los miembros de una familia coman a distintas horas, y en condiciones que distan mucho de la paz y la tranquilidad.

Tomarse el tiempo de agradecer los alimentos antes de empezar a comer nos lleva a reflexionar, aunque sea por un instante, sobre lo que tenemos y nos invita a entrar por un momento en un estado de agradecimiento, cosas que solemos hacer con muy poca frecuencia. Puede ser un momento de escucha y relajación que ayuda a todos los miembros de la familia a "ponerse en sintonía" por un momento, tarea difícil en nuestro mundo actual donde cada quien anda por su lado en actividades diferentes durante el día.

Renacer Regional

35 años de buena radio

Te puede interesar