SE CUMPLEN 23 AÑOS DE LA DESAPARICIÓN DE BRUNO GENTILETTI

Policiales 02 de marzo de 2020 Por Renacer Regional
El 2 de marzo de 1997, cuando tenía 8 años y estaba con su familia en La Florida, el niño oriundo de Las Rosas fue visto por última vez y se perdió todo rastro.
gentiletti-archivo-720

Escucha el audio

Nota Marisa Olguin

Mamá de Bruno Gentiletti

La Prefectura descartó que se haya ahogado en el río y su madre inició una búsqueda que continua hoy, en el marco de un caso que evidencia como pocos la desidia de la Justicia y la policía.

La mamá de Bruno Gentiletti, Marisa Olguín, siente que el 2 de marzo de 1997 sufrió dos maldiciones: le robaron a su hijo en el balneario La Florida, y después del hecho atroz le tocó en suerte un juez que no investigó lo ocurrido. Como por arte de magia, Bruno Gentiletti desapareció de la playa rosarina y nunca más nadie volvió a verlo. Como si se lo hubiera tragado la tierra. ¿Puede una persona desaparecer y no dejar ningún rastro? ¿Puede hacerlo además un niño de ocho años? 

Cuando sucedió aquello, Bruno medía un metro veinticinco y era de contextura pequeña. El niño que Bruno fue hoy tendría 31 años. Las características físicas para buscarlo quedaron desactualizadas. Sólo una cicatriz de tres centímetros en su omóplato derecho pueda tal vez seguir siendo una pista válida. Las demás, debería haberlas aportado la Justicia. Pero desde hace más de una década la causa está archivada en los Tribunales provinciales. En 2007 cambió la carátula, paso de búsqueda de paradero a desaparición, un delito que no prescribe, y que debería ser investigado por la Justicia federal, hasta que aparezca Bruno o hasta que aparezcan sus restos.

Bruno Gentiletti sigue desapareciendo a cada minuto. Hoy las páginas de Facebook que se crearon para encontrarlo ya no hablan de él. Entre los últimos posteos que se publican se piden dadores de sangre, ayuda para una familia que perdió todo en un incendio. Hasta avisos de alquiler se publican. Pero de Bruno, ya casi nada. 

Bruno Gentiletti ya no ocupa minutos en la tele, ni páginas en los diarios. En la hemeroteca su nombre aparece en un fichero como “casos de personas desaparecidas”, pero al buscar en esa referencia, su nombre no se encuentra. Bruno Gentiletti entonces tampoco está en los archivos. Desaparece otra vez. Ahora, de la memoria colectiva.

La tarea entonces es seguir nombrándolo. Un poco todos los días, seguir hablando de él, acompañar a su familia, seguir pidiendo justicia. Para que Bruno aparezca o para que aparezcan sus restos y la familia pueda encontrar el cuerpo y hacer un duelo. Para que Bruno Gentiletti sea su propia historia y no simplemente el cartel que alguna vez, recordamos haber visto en una vidriera.

Fuente / Rosario3

 

 
 

Renacer Regional

39 años de buena radio

Boletín de noticias